Las principales ventajas de los implantes dentales


Un implante dental se integra en el cuerpo del paciente

Incluso las mejores prótesis son siempre un cuerpo extraño que requiere cuidados especiales. En cambio, un implante dental es simplemente una raíz artificial que, al cicatrizar, se integra en el cuerpo y actúa como una raíz natural.

Los implantes dentales conservan su estructura facial.

Los implantes transmiten las fuerzas masticatorias a los huesos maxilares. No es el caso si faltan dientes o si se ha colocado una prótesis convencional. Si estas fuerzas desaparecen, el hueso puede lentamente reabsorberse y la forma de la cara puede cambiar con el tiempo.

Los implantes dentales mantienen su sonrisa.

La funcionalidad y el aspecto fisco están unidas: una restauración dental realizada sobre implantes tiene el mismo aspecto que un diente natural; no hay ninguna diferencia visible y no necesita cuidados especiales.

Puede sentirse más cómodo al hablar, sonreír y comer.

Con implantes dentales, no tendrá que llevar el paladar artificial que se utiliza en las dentaduras convencionales. Se sentirá más cómodo al hablar, al sonreír y al comer.




Sus dientes no tienen que ser tallados.

Con un puente convencional, los dientes vecinos sanos a la derecha y a la izquierda del diente que falta deberán ser tallados para que soporten el puente. Al usar un implante para cerrar el espacio, los dientes adyacentes no se ven afectados y permanecen intactos.